Papalote Lana Batt Top

¿Sabes qué? No toda la lana pica

Una de las ideas erróneas que yo tenía de la lana antes de empezar a aprender sobre wet felting o fieltro húmedo, era que la lana picaba, toda ella. Mi creencia se basaba en la experiencia como dueña de ciertas prendas de lana mexicana, por ejemplo unos hermosos sacos de lana de Chiapas, en particular de San Juan Chamula, los cuales llevé a un sastre para que les pusiera forros suaves que los hicieran más cómodos (te lo recomiendo, por que son bellísimos y lo valen). Pero mi nueva experiencia con la lana fina era distinta: el vellón de ciertos borregos, con los que hacen prendas de fieltro húmedo, es suave muy suave.

Así que al empezar mi proceso de aprendizaje descubrí algo que quizá tú ya sabías y te parecerá obvio, pero quizá no: hay muchos tipos de lana, y algunos de ellos son tan suaves que se parecen más a la angora (con la que también se puede trabajar en esta técnica, pues de hecho pueden usarse gran variedad de tipos de pelo). La lana que usamos generalmente para el fieltro húmedo proviene de distintas razas de oveja y por lo tanto tiene propiedades diferentes, como la extensión de cada mechón, su color y suavidad, si es lacia, rizada, o crespa; o si se puede teñir fácilmente o no, entre las principales

Papalote Teeswater Corridale Merino

Los expertos “feltristas” o personas que se han dedicado más al wet felting, suelen experimentar usando distintos tipos de lana para lograr con ella diversos efectos estructurales, visuales, y de texturas. Sería algo parecido a cuando decides qué medios usar para pintar: ¿óleo, acuarela o lápiz? Con cada uno puedes conseguir algo distinto, el asunto está en saber qué efectos quieres y con cuál será más fácil obtenerlos, es decir, el chiste es conocer las propiedades de los materiales. 

En el fieltro húmedo se suele usar lana fina para las prendas, comúnmente de borrego merino. El merino es quizá el tipo de oveja más común para con seguir lana suave, aunque no la única, y de cualquier manera varían mucho las características de la lana según la alimentación del animal, su edad e incluso su ubicación geográfica. Cuando digo lana fina me refiero en particular a lo delgada que es. El grosor se mide en micras (una milésima parte de un milímetro, μm), y mientras menor número de micras más delgado será el pelo o vellón. Aunque en tiempos de la Nueva España en lo que hoy es México había borregos merino, diversos factores (y muy complicados) fueron provocando que se prefirieran otras razas y por lo tanto la lana que usamos para esta técnica debe ser importada. He de decir que tampoco es fácil conseguir lanas de otras muchas razas, con las que se obtienen efectos muy interesantes.

En esta foto puedes ver, de izquierda a derecha, lana merino de 13, 16, 19 y 23 micras, así como lana corridale de 27. Se que es difícil ver la diferencia en la fotografía, pero créeme, se siente. Aunque para prendas cercanas al cuerpo preferimos usar lana muy delgada, la más común se ubica en el rango de 19 a 23 micras, pues las aún más delgadas son muchísimo más caras por su difícil obtención. La lana en el rango de 19 a 23 micras es ya sumamente confortable al uso, tiene flexibilidad y puede combinarse con telas para crear efectos impresionantes.

Micras vellon

Es difícil decirte cuántas micras tiene la lana mexicana que puede conseguirse más comúnmente, incluso me ha sido difícil encontrar con precisión qué razas son las más habituales. Te puedo decir, eso sí, que por el proceso que se usa para su presentación a la venta, facilita la creación de personajes de fieltro u objetos realizados con la técnica de fieltro de aguja o needle felting (para leer sobre ésta ve aquí). Esto tiene que ver con las distintas maneras que se procesa la lana. Ésta se lava, se tiñe, y se carda. Pero a veces también se peina alineándose en una misma dirección el sentido del vellón.  Incluso en ocasiones se descartan los pelos más pequeños acomodando paralelamente sólo los vellones que tienen más o menos la misma longitud para crear tiras largas, parecidas a estambres gruesos. Estas presentaciones influyen en cómo se dispone la lana al trabajar con ella, y pueden hacerse con distintos tipos de lana

Lana cardada y peinada y en "batt"-

Papalote Lana Batt Top

La presentación de la lana no afecta su suavidad, pero la finura del pelaje sí cambia la facilidad de ésta para poder formar objetos con más o menos flexibilidad, o la forma en que reaccionan a la fricción recibida por el uso. Por ello a veces conviene usar lana más gruesa, o mezclar ésta con lanas finas, lo que da un resultado muy interesante en las texturas y mayor estructura a nuestras creaciones. Algunas razas ovinas producen vellón tan largo como 30 cm, en tanto que otras sólo de 2 ó 3 cm de longitud.

Por lo tanto… la lana no siempre pica, y de hecho alguna es exquisitamente suave. Y conviene recordar que a veces no es tan importante su suavidad, sino cómo fue utilizada como un material capaz de convertirse en una prenda, un textil artístico, o un medio para expresar y evocar sentimientos.



¿Quieres estrenar ya? Comunícate conmigo.